cab sm

Bautismo

bautismo

Es el primer sacramento que se recibe. Sin él, no es posible recibir los otros. Recibe el nombre de Bautismo por razón del rito central con el cual se celebra: bautizar, que significa «sumergir en el agua».

Quien recibe el Bautismo es sumergido en la muerte de Cristo y resucita con Él. Por el Bautismo, toda persona se convierte en una criatura nueva [2 Co 5,17]. Muere a la condición de pecador y renace a la condición de ser resucitado o divinizado.

El rito esencial del Bautismo consiste en sumergir en el agua al candidato o derramar agua sobre su cabeza, mientras se invoca el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Puede recibirlo toda aquella persona que no estuviera bautizada aún.

Para poder recibirlo se le exige la profesión de fe, expresada personalmente, en el caso del adulto, o por medio de sus padres, padrinos y la Iglesia, en el caso de los niños.

Esta fe expresada públicamente deberá ser llevada a la práctica mediante una vida que se ajuste al plan de amor de Dios para todos, manifestado en lo que llamamos Palabra de Dios.