cab sm

Unción de enfermos

UNCIONEl Sacramento de la Unión de los Enfermos es el otro sacramento de curación o sanación. Se fundamenta en la compasión de Jesús para con los enfermos y sus curaciones, que se convirtieron en signo de que el reino de Dios estaba en medio de la humanidad dolorida y enferma, y de su victoria sobre el pecado, el sufrimiento y la muerte. Con su Pasión y Muerte, Jesús dio un nuevo sentido al sufrimiento, el cual, unido al de Cristo, puede convertirse en pedio de purificación y salvación para todos nosotros. Por medio de este sacramento, el enfermo une sus sufrimientos a los sufrimientos de Cristo y sobre esos dolores y sufrimientos recae la gracia redentora de su Pasión y Muerte.

La Iglesia, habiendo recibido de Cristo el mandato de curar a los enfermos, se empeña en el cuidado de los que sufren, acompañándolos con oraciones de intercesión, y ofreciéndoles un sacramento específico para ellos, instituido por Cristo mismo y atestiguado por el apóstol Santiago: «¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor» [St 5,14-15].

El Sacramento de la Unción de los Enfermos lo puede recibir cualquier persona que comienza a encontrarse en peligro de muerte por enfermedad o vejez. Esta persona lo puede recibir otras veces si se produce un agravamiento de la enfermedad o bien si se presenta otra enfermedad grave. Se recomienda que, para la recepción de este sacramento haya, si es posible, una confesión individual del enfermo o anciano. Este sacramento solo puede ser administrado por los sacerdotes (obispos o presbíteros).

Cómo la celebramos


La Unción de los enfermos la celebramos de forma litúrgica y comunitaria.

Esta celebración la solemos celebrar una vez al año.