cab sm

Reconciliación

penitenciaEl Sacramento de la Penitencia es uno de los dos sacramentos de curación o sanación. Se llaman así «porque la vida nueva que nos fue dada por Cristo en los sacramentos de la iniciación cristiana, puede debilitarse y perderse para siempre a causa del pecado. Por ello, Cristo ha querido que la Iglesia continuase su obra de curación y salvación mediante estos sacramentos» [Compendio del Catecismo, 295]. La Penitencia nos cura o sana de los errores o pecados cometidos. Recibe diversos nombres: sacramento de la Penitencia, de la Reconciliación, del Perdón, de la Confesión y de la Conversión.

¿Por qué este sacramento? Puesto que la vida nueva de la gracia recibida en el Bautismo, no suprimió la debilidad de la naturaleza humana ni la inclinación al pecado (concupiscencia), Cristo instituyó este sacramento para la conversión de los bautizados que se han alejado de Él por el pecado. Cristo resucitado, al manifestarse a sus discípulos, les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos» [Jn 20,22-23]. Nos recuerda así la necesidad de acercarse al sacramento cuando hemos pecado y de recibir la absolución.

Los elementos esenciales de este sacramento son dos: los actos que lleva a cabo la persona humana, que se convierte bajo la acción del Espíritu Santo, y la absolución del sacerdote, que concede el perdón en nombre de Cristo y establece el modo de la satisfacción. Los actos propios del penitente son los siguientes: el examen de conciencia; la contrición o arrepentimiento; la confesión o acusación de los pecados, realizada delante del sacerdote; y la satisfacción, o realización de ciertos actos de penitencia que el confesor impone al penitente para reparar el daño causado por el pecado.

 

Cómo lo celebramos


En la parroquia los sacramentos del perdón o reconciliación los ofrecemos de dos maneras:

  • En confesión personal con el sacerdote, todos los días media hora antes de cada Eucaristía.
  • De forma comunitaria, varias veces al año.