Plan Pastoral

I.- EL PLAN PASTORAL PARROQUIAL PRETENDE :

El proyecto se sitúa dentro del Plan Pastoral de la Archidiócesis de Madrid y en fidelidad al Carisma vicenciano que nos anima.

  • Aunar voluntades, destacar prioridades y fomentar la corresponsabilidad de los bautizados en la comunión y misión de la parroquia.
  • Lograr que la parroquia lleve a cabo conscientemente una pastoral de conjunto adecuadamente articulada y convergente dentro de la “Unidad Pastoral”.
  • Asegurar el principio pastoral de continuidad histórica y a su vez el “kairós” o momento adecuado de innovaciones oportunas, estimulados por la “Unidad Pastoral”.
  • Fomentar las revisiones periódicas que contribuyan al crecimiento de la comunidad.
  • Concienciar a todos los miembros de la comunidad parroquial de la función que cada uno de nosotros debemos desempeñar dentro de ella.
  • Integrar las distintas funciones y responsabilidades.
  • Orientar la actividad de las comunidades que existen en la parroquia con sentido misionero.

 

II-CRITERIOS PASTORALES QUE ANIMAN EL PLAN:

Los retos que nos presenta la evangelización hoy requieren de nosotros fidelidad al Evangelio y al carisma recibido y sensibilidad para escrutar los “signos de los tiempos”, por lo que en la acción pastoral tendremos presentes los siguientes criterios evangélicos y vicencianos:


Gratuidad, la iniciativa de Dios en la salvación, nos impele a cultivar el encuentro con  Dios personal y comunitariamente, la interiorización y la   reflexión pastoral. “No me gustaría ir a Dios, si Dios no viniese a mí primero”  (SVP. XI,136).

Primacía de la Caridad: El anuncio de la fe y la celebración del misterio cristiano se verifican en el amor. A través de este criterio expresamos nuestra identidad y  fidelidad al carisma. Sólo el amor es digno de fe. “El que no ama no conoce  a Dios, porque Dios es amor” (I Jn. 4, 8). “Si el amor es fuego, el celo es su llama”  (SVP. XII, 307)

Comunión, corresponsabilidad y subsidiariedad: Partimos de la radical igualdad bautismal de laicos, presbíteros y religiosos, con la pluralidad de ministerios y  carismas. Nos sentimos miembros corresponsables y en  misión compartida para el mundo. “Hace ya alrededor de ochocientos años que las mujeres no tienen ninguna ocupación pública en la iglesia; antes existían las que tenían el nombre de diaconisas…” (SVP. X, 953).

Pastoral de Conjunto: Analizada la situación de las parroquias, establecemos unos objetivos coherentes en relación con el Reino de Dios. Queremos llevarlo a cabo como pueblo fraterno, misionero, profético, sacerdotal y real; a través de procesos diversificados, articulados y convergentes hacia la comunidad.

Transversalidad de los objetivos: El cumplimiento de los objetivos no es solo tarea o responsabilidad del grupo más directamente relacionado con ellos, sino de todos y cada uno de los miembros de la parroquia.

Acogida, escucha y diálogo con las personas y acontecimientos: Estar atentos y abiertos a lo que sucede a nuestro alrededor para poder presentar a los hombres de nuestro barrio el Evangelio.

 

III– OBJETIVO GENERAL DE LA “UNIÓN PASTORAL”: “Seamos uno”. “Caminemos juntos en misión”

Madurar en la fe bautismal, creadora de comunidad y capaz de dar testimonio de Dios en el mundo. Participar corresponsablemente en la misión de la iglesia. Ayudar a los miembros de la comunidad parroquial a ser fieles al evangelio y la realidad histórica en que viven.

 

IV.-  ACCIONES PASTORALES

Este Plan Pastoral Parroquial se articula en cinco acciones fundamentales que como Pueblo de Dios hemos de llevar a cabo: La comunión, el anuncio misionero, el quehacer catequético, la celebración del misterio cristiano y la diaconía de la caridad.

 

A) Comunión Parroquial

1.- Realidad de que partimos:

En nuestra comunidad parroquial existe:

  • Un deseo de vivir una relación comunitaria en la parroquia.
  • Cierta tensión entre la fe personal y la expresión comunitaria debido a la pluralidad del Pueblo de Dios.
  • Un cierto desconocimiento entre los diferentes grupos y actividades.
  • Preocupación y deseo por asumir y vivir la corresponsabilidad.

 

2.- Objetivo:

Cultivar el Espíritu de comunión entre las personas y grupos para lograr que los distintos proyectos converjan hacia la comunión de comunidades que es la parroquia. La comunidad es el origen, el lugar y la meta de nuestro apostolado.

Objetivos específicos:

  • Promover, en las actividades y servicios pastorales, el conocimiento mutuo, la acogida, la cercanía, la escucha, el diálogo -que facilitan la comunicación y la personalización de la fe- y la relación interpersonal entre los agentes de pastoral y los miembros de nuestras comunidades de modo que estimulen su motivación y su sentido de pertenencia eclesial.
  • Impulsar la comunicación y coordinación entre las distintas comunidades y grupos de la Parroquia favoreciendo encuentros, acciones comunes y otras formas de relación.

 

3.- Organismos de animación:

Consejo de pastoral: Analiza la marcha de la Parroquia, evalúa lo realizado y programa futuras acciones de acuerdo con el Proyecto parroquial.

Consejo de Economía: Busca los recursos necesarios y convenientes para llevar a cabo la evangelización. Informa con trasparencia y realismo a la comunidad parroquial.

Asamblea parroquial: Es la convocatoria más general de la parroquia, se celebra dos veces al año, al comienzo de curso para concretar el objetivo del curso y al final del curso pastoral para evaluar.

Grupos coordinadores de cada acción.

 

4.- Acciones más significativas:

Boletín parroquial.

Reflexión anual de la parroquia en la que participan todos los grupos.

Retiros en los momentos fuertes del año (Navidad y Pentecostés un día y 2 días en Cuaresma)

Convivencia parroquial

Campamento de verano parroquial

Encuentros festivos: Roscón, Fiesta de la Parroquia, celebración de fin de curso…,

Mantenimiento de los locales parroquiales.

 

B) Acción Misionera

1.- Realidad de que partimos:

  • En nuestra sociedad y entre los bautizados predominan la indiferencia religiosa y la cultura de la increencia. Resulta difícil vivir y proponer la fe.
  • Constatamos que nuestra parroquia tiene poco contacto con los alejados de la fe.
  • En general, no estamos abierto al encuentro y dialogo con la realidad social.

 

2.- Objetivo:

Favorecer el acercamiento, acogida y convocatoria de los alejados e indiferentes, bautizados o no, ofrecerles el primer anuncio y acompañarles en la fe inicial o deseo de conocer y seguir a Jesús.

Reconocer y potenciar la misión de los laicos en la Iglesia y en la sociedad como elemento fundamental de la evangelización misionera.

 

Objetivos específicos:

  • Formar un equipo misionero parroquial.
  • Impulsar el asociacionismo laical (movimientos, asociaciones, grupos…) para cultivar la identidad cristiana y apoyar el compromiso transformador de los laicos en los ambientes y en la vida pública.
  • Animar y apoyar la acción evangelizadora de los laicos en el ámbito de la vida familiar, la educación y la cultura, el trabajo y el tiempo libre, la economía y la política.

 

3.- Organismos de animación:

Equipo misionero parroquial.

Despacho parroquial: Es lugar de acogida, información y atención pastoral.

Equipo de pastoral familiar.

 

4.- Acciones más significativas:

Acogida y orientación a emigrantes que acuden a la parroquia.

Preparación de los Sacramentos como el Bautismo y el Matrimonio.

Reuniones periódicas con las familias de los niños que asisten a la Catequesis.

Contactos ocasionales con los alejados, aprovechando su presencia en celebraciones como funerales, bodas, bautizos, primeras comuniones…

 

C) Acción Catequética

1.- Realidad de la que partimos:

  • Son muchos los bautizados que no han recibido a su tiempo una adecuada iniciación cristiana. Los cambios de la sociedad y de la iglesia les tienen confusos.
  • Son frecuentes los bautizados que se sitúan en la increencia.
  • Existen unos procesos de formación bien estructurados a todos los niveles: niños, jóvenes, adultos y Vida Ascendente.
  • Existe un grupo encargado de apoyar y animar la marcha de las diferentes comunidades y del resto de adultos de la parroquia.
  • Tanto los catequistas de niños como los Agentes de Pastoral Juvenil (A.P.J.) tienen un nivel de preparación aceptable.

 

2.- Objetivo:

Ofrecer al Bautizado una formación sistemática e integral del mensaje cristiano, para lograr que llegue a la maduración de la fe.

Cuidar que dentro de la evangelización el aspecto misionero, catequético y pastoral estén bien vertebrados.

Crear comunidades cristiana que revisen continuamente su vida a la luz del Evangelio.

Objetivos específicos:

  • Establecer cauces específicos de formación del laicado, especialmente para los catequistas y educadores de la fe, que atiendan al desarrollo de su identidad cristiana, su compromiso social y sus responsabilidades eclesiales.
  • Cuidar el desarrollo de la vida cristiana de los miembros de la comunidad, acompañándolos humana y espiritualmente y fortaleciendo su vinculación con la comunidad eclesial.
  • Renovar continuamente los procesos catequéticos y catecumenales y revisar el proceso de iniciación cristiana para que, teniendo en cuenta la cultura de nuestro tiempo, contribuyan más eficazmente al desarrollo de la experiencia personal de la fe.
  • Impulsar una pastoral que potencie a la familia como ámbito donde se puede compartir y transmitir de modo más cercano y personal la experiencia de la fe.

 

3.- Organismos de animación:

Grupo de coordinación de infancia, que incluye: catequistas de infancia y poscomunión, monitores de colonias.

Grupo de Agentes de Pastoral Juvenil, incluye: catequistas, monitores de tiempo libre y campamentos.

Grupo de Coordinación de Adultos, integrado por: representantes de comunidades y grupos de adultos, laicos vicencianos, vida ascendente, catequistas de grupos de Catecumenado, Aula de la Cultura,Asociación de la Milagrosa y otros adultos.

 

4.- Acciones más significativas:

Catequesis de iniciación.

Catecumenado de adolescentes y jóvenes, que culmina con el Sacramento de la Confirmación.

Catecumenado de adultos:

  • Formación para los catequistas.
  • Conferencias, coloquios, convivencias, cine-fórum, colonias, campamentos etc...
  • Cada comunidad sigue formándose y revisando su vida y el compromiso con asiduidad.

 

D) Acción Litúrgica

1.- Realidad de la que partimos:

  • La calidad de las celebraciones de la fe a través del año litúrgico no son plenamente satisfactorias, carecen de hondura y participación que las haga más vivas.
  • Escaso cultivo de ámbitos de oración e interiorización.
  • El equipo de liturgia prepara con dedicación y esmero las distintas celebraciones del año litúrgico.

 

2.- Objetivo:

Convocar y cultivar la participación plena, consciente y festiva de la asamblea en la alabanza a nuestro Dios, como cumbre de la fe bautismal y fuente del testimonio en el mundo.

Fomentar la escucha de la Palabra, la reflexión personal y comunitaria, espacios de oración y comunicación de la fe.

Objetivos específicos:

  • Mejorar con creatividad la calidad de las celebraciones de la fe como expresión de la experiencia de vida cristiana y fomentar espacios de oración, escucha de la Palabra, reflexión y comunicación personal que ayuden a crecer en la fe.
  • Favorecer la acogida fraterna y la conciencia comunitaria de todos los participantes en las asambleas litúrgicas, sobre todo de los débiles en la fe y los alejados en la vida de la Parroquia.
  • Actualizar en las celebraciones y homilías las formas de comunicación y el lenguaje atendiendo a las diversas situaciones de fe de los destinatarios del anuncio del Evangelio incorporando un uso adecuado de los medios de comunicación social.

 

3.- Organismos de animación:

El Equipo de liturgia.

Ministros de la Eucaristía.

Coros, equipo de decoración, grupos de limpieza del templo…

 

4.- Acciones más significativas:

Celebraciones dominicales y diarias de la eucaristía.

Preparación y celebración comunitaria de la Pascua de Resurrección, Navidad, Vigilia de Pentecostés…

Celebraciones comunitarias de la penitencia.

Rezo del Rosario diario.

Limpieza y decoración del templo.

 

E) Acción Caritativo-Social

1.- Realidad de la que partimos:

Nuestra llamada “sociedad del bienestar” y también a nosotros, nos cuesta percibir a quienes se encuentran en situación de exclusión social y las causas de las mismas.

En nuestro barrio abundan los emigrantes en paro y en situación precaria.

En la comunidad parroquial va creciendo la sensibilidad social y el compromiso contra las injusticias.

 

2.- Objetivo:

Sensibilizar a toda la comunidad parroquial, que es el sujeto de la acción Caritativo-Social. Estudiar las necesidades del barrio. Organizar y coordinar la acogida y seguimiento de las personas y proyectos de servicios.

Cultivar la formación del voluntariado. Todo ello en conexión con Caritas arciprestal.

Comprometer activamente a toda la comunidad parroquial en la acogida e inserción de los pobres y excluidos, con especial atención a las nuevas formas de pobreza que surgen en nuestra sociedad.

Hacer realidad en nuestras comunidades cristianas, por fidelidad al Evangelio, el ser una Iglesia “Samaritana” en la que se hace real la opción preferencial por los pobres.

Objetivos específicos:

Impulsar un estilo de vida personal y comunitaria más evangélico, austero, solidario y fraterno.

Promover la vocación al voluntariado y la formación de agentes capacitados para ejercer el servicio de la caridad de modo eficaz y respetuoso con la dignidad personal de los pobres.

Coordinar las iniciativas y proyectos de las comunidades y grupos parroquiales en el servicio de la caridad y cooperar con otras organizaciones en la lucha contra la pobreza y la exclusión.

Hacer un breve reglamento de Caritas parroquial que asegure el modo de caminar en el futuro.

 

3.- Organismos de animación:

Equipo de coordinación de la Acción Caritativo Social:

Despacho de acogida y seguimiento de las personas asistidas por Caritas.

Equipo de Pastoral de la Salud.

Equipos de reparto de Muebles, Alimentos, Ropa, Alfabetización, Apoyo al estudio, Informática, Asesoría Jurídica, Cultura…

 

4.- Acciones más significativas:

Acogida a través del despacho y otras actividades.

Asesoría jurídica.

Formación periódica del voluntariado.

Visitas frecuentes y servicio de atención a ancianos y enfermos.

Sensibilización a los miembros de la parroquia para compartir los bienes con los necesitados.

Repartos de alimentos, ropa y muebles.

Cursos de alfabetización, informática y apoyo al estudio de secundaria.

 

V.- PROGRAMACIÓN ANUAL

Pastoral: El consejo de Pastoral es el encargado, después de oír a la Asamblea Parroquial, de elaborar el Proyecto Pastoral y el  Programa Anual concretando estos objetivos.

Acciones Parroquiales: Cada grupo de coordinación deberá elaborar un programa anual que marcando objetivos y acciones concretas desarrolle estos objetivos contenidos en este Plan Pastoral y en el Proyecto que marque el Consejo Pastoral. Estos programas se presentaran para su conocimiento y aprobación al Consejo de Pastoral.

 

VI.- EVALUACIÓN:

  • Cada grupo, dentro de la acción pastoral que lleva a cabo, evaluará anualmente el programa anual que elaboraron, si van cumpliendo los objetivos propuestos en este Plan Pastoral.
  • El Consejo Pastoral  evaluará dos veces al año la macha del Programa Anual. En una de ellas (fin de curso) deberá revisar las evaluaciones de las diferentes acciones.
  • La Asamblea de fin de curso llevará a cabo una evaluación del objetivo y el programa  del año.
  • Este Plan parroquial se revisara cada dos años por el Consejo Pastoral y se propondrá su nueva redacción a la aprobación de la Asamblea