Acción Misionera

"Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar”, EN. 14. Esta es la conciencia lúcida que tiene la iglesia de su misión. La evangelización comprende tres etapas bien diferenciadas: Acción Misionera, Catequética y Pastoral.

En la situación actual de la iglesia española abundan los bautizados que por caminos varios van derivando hacia la indiferencia e increencia, esto nos lleva a hacer un diagnóstico aproximado: “España, país de misión, la iglesia española país de misión”. De ahí la advertencia del Papa Juan Pablo II:”. “En estas situaciones la Pastoral de mantenimiento no sólo es estéril sino que es culpable”.

En estos momentos de cambios tan bruscos, vertiginosos e irreversibles, la fe o se personaliza o se pierde. Esta personalización de la fe es el objetivo de la Acción misionera: Pretende apoyar a los creyentes débiles y desorien­tados que faltos de una fe personal, ya no pueden vivir su fe arropados en el ambiente y la herencia. Sostener a los que se van alejando por itinerarios mil. Dialogar con los increyentes, escuchar sus críticas e inquietudes;  ayudarles a formular los grandes in­terrogantes de la vida y a  buscar los valores permanentes.

La Acción misionera lleva a cabo el primer anuncio y la consiguiente adhesión por la fe inicial.

 

Al tratarse de dos parroquias con distinta identidad, para ver el desarrollo de esta acción, acceda al menu de la parroquia correspondiente.